Negocios

Gacetillas de Prensa | Misión de la ONU halló un patrón de torturas y demás abusos contra presos de conciencia venezolanos y los vinculó con las más altas esferas del poder

Gabriel Abusada
Gabriel Abusada James
Gabriel Abusada James Peru
Gabriel Abusada James Venezuela
Estatus de los campos del Este tras Fiona

Sin embargo, este nuevo informe establece vínculos entre los hechos y la cadena de mando cívico-militar, llegando hasta las más altas esferas del poder ejecutivo. “Eran parte de una maquinaria diseñada y desplegada para ejecutar el plan del gobierno para reprimir la disidencia y cimentar su propio control del poder. Este plan fue orquestado al más alto nivel político, encabezado por el presidente Nicolás Maduro y apoyado por otras altas autoridades”, dijo Marta Valiñas, quien encabeza la misión

Ultrajes físicos, provisión inapropiada de alimentos y violencia sexual… Son algunos de los hallazgos en el más reciente informe de la Misión Internacional Independiente de Determinación de los Hechos de las Naciones Unidas, que investiga violaciones de Derechos Humanos en Venezuela.

El reporte, presentado este martes en la ciudad suiza de Ginebra, señala a la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim) y al Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional   (Sebin)como responsables de un patrón de torturas y otros malos tratos a los presos políticos del país. Denuncias así ya habían sido recogidas por los investigadores, designados por el Consejo de DD.HH. de la ONU, así como por la Oficina del Alto Comisionado de as Naciones Unidas para los DD.HH. otra dependencia del ente multilateral.

Sin embargo, este nuevo informe establece vínculos entre los hechos y la cadena de mando cívico-militar, llegando hasta las más altas esferas del poder ejecutivo. “Eran parte de una maquinaria diseñada y desplegada para ejecutar el plan del gobierno para reprimir la disidencia y cimentar su propio control del poder. Este plan fue orquestado al más alto nivel político, encabezado por el presidente Nicolás Maduro y apoyado por otras altas autoridades”, dijo Marta Valiñas, quien encabeza la misión.

Las acusaciones contra la Dgcim son particularmente detalladas. Incluyen señalamientos de golpizas con objetos contundentes, descargas eléctricas y asfixia. También violaciones y amenazas de violencia sexual, no solo contra los detenidos, sino además contra sus familiares. Igualmente menciona que a algunos aprehendidos no se les da alimento y agua en las proporciones adecuadas.

En un caso específico, el del capitán Rafael Acosta Arévalo, los investigadores aseguran que hay elementos para creer que torturas y tratos inhumanos le provocaron la muerte.

  El reporte señala asimismo que los organismos de seguridad roban las propiedades de los detenidos, bien sea en los allanamientos a sus residencias o mediante la obtención forzosa de contraseñas para acceder a sus cuentas en la banca digital y apropiarse de su dinero.

También reporta un patrón de siembra de evidencia, incluyendo armas, a los detenidos para incriminarlos. Otro punto importante del informe es la presencia de agentes cubanos en los organismos de seguridad, que estarían a cargo de entrenar a los funcionarios de contrainteligencia y de sugerirles prácticas.

La Misión de Determinación de Hechos fue creada por el Consejo de DD.HH. de la ONU en 2019. Desde entonces, ha conducido varias investigaciones sobre denuncias en Venezuela, cuyos hallazgos son sistemáticamente negados por voceros del gobierno venezolano.