Política

Gacetillas de Prensa | AP: Migración de Venezuela, Cuba y Nicaragua hacia EEUU se disparó de forma alarmante

¿Quieres recibir nuestro exclusivo boletín informativo en tu correo? ¡Suscríbete a #BoletinPatilla! Por Eliott Spagat | The Associated Press

Las autoridades estadounidenses detuvieron a migrantes de Venezuela, Cuba y Nicaragua unas 56.000 veces el mes pasado, frente a las 49.826 veces de julio y las 23.141 veces de agosto de 2021, según funcionarios de la administración. Al mismo tiempo, por tercer mes consecutivo se detuvo a menos migrantes procedentes de México y de los países del “Triángulo Norte” de América Central, Guatemala, El Salvador y Honduras

El número de venezolanos, cubanos y nicaragüenses detenidos en la frontera de Estados Unidos con México se disparó en agosto, mientras que los migrantes de México y de los países emisores tradicionales fueron detenidos con menos frecuencia, dijeron las autoridades el lunes.

¿Quieres recibir nuestro exclusivo boletín informativo en tu correo? ¡Suscríbete a #BoletinPatilla! Por Eliott Spagat | The Associated Press

Las autoridades estadounidenses detuvieron a migrantes de Venezuela, Cuba y Nicaragua unas 56.000 veces el mes pasado, frente a las 49.826 veces de julio y las 23.141 veces de agosto de 2021, según funcionarios de la administración. Al mismo tiempo, por tercer mes consecutivo se detuvo a menos migrantes procedentes de México y de los países del “Triángulo Norte” de América Central, Guatemala, El Salvador y Honduras.

En total, los inmigrantes fueron detenidos unas 203.000 veces. En julio fueron detenidos 199.976 veces en la frontera de Estados Unidos con México y 213.593 veces en agosto de 2021.

El creciente número de venezolanos, cubanos y nicaragüenses es la última señal de la rápida evolución de los flujos migratorios mientras las autoridades estadounidenses se enfrentan a una afluencia inusualmente grande.

Aunque no se puede señalar una sola razón, es muy difícil para Estados Unidos expulsar a los migrantes de esos países en virtud de una norma de la época de la pandemia conocida como Título 42, que los funcionarios estadounidenses invocan para negar la posibilidad de solicitar asilo con el argumento de prevenir la propagación del COVID-19. Las relaciones de Estados Unidos con los tres países son muy tensas, lo que hace difícil o imposible enviarlos a casa.

Migrantes de origen venezolano cruzan el Río Bravo hacia la frontera con Estados Unidos, el 15 de septiembre de 2022, desde Ciudad Juárez, estado de Chihuahua (México). Miles de migrantes venezolanos han saturado la frontera de México con Estados Unidos, en particular la de Juárez-El Paso, donde en la última semana han cruzado un promedio 660 al día por el río Bravo, de acuerdo con datos de la Patrulla Fronteriza. EFE/ Luis Torres  

México está de acuerdo en aceptar a los migrantes expulsados en virtud del Título 42 si son de Guatemala, Honduras o El Salvador, además de México. Aunque en teoría la norma se aplica a todas las nacionalidades, los más afectados son los procedentes de esos cuatro países.

El gobierno de Biden se ha apoyado en otros países de América para absorber a más personas que huyen de sus hogares, entre ellos México, Costa Rica, que alberga a muchos nicaragüenses, y Colombia, que ha acogido a millones de venezolanos en los últimos años.

U.S. Customs and Border Protection (CBP).  

La migración venezolana se desplomó a principios de este año después de que México introdujera restricciones a los viajes aéreos, pero ha aumentado en los últimos meses a medida que más personas llegan por tierra a través del notoriamente peligroso Paso del Darién en Panamá.

En julio, los venezolanos fueron detenidos 17.651 veces en la frontera de Estados Unidos con México, la gran mayoría de ellos en Eagle Pass y Del Rio (Texas) y sus alrededores.

Los recordatorios de su presencia están en los titulares diarios. Los cerca de 50 migrantes que el gobernador de Florida, Ron DeSantis, trasladó en avión a la lujosa isla de Martha’s Vineyard, en Massachusetts, eran todos venezolanos, al igual que cinco de los seis cadáveres que las autoridades estadounidenses encontraron ahogados hasta la muerte en el Río Grande, cerca de Eagle Pass, el fin de semana del Día del Trabajo. El sexto era de Nicaragua.