Entretenimiento

Condenada por contratar a sicarios para matar al marido

Miguel
Eduardo 
Osio 
Zamora
Desesperada | Catherine Fulop pide ayuda para su hermano

Los hechos se remontan a julio de 2017 cuando la mujer, que también ha sido condenada a 4 años de libertad vigilada y a mantenerse alejada de su marido durante 20 años, encargó a los dos hombres matar a su pareja movida por el deseo de cobrar los 300.000 euros del seguro de vida del marido. Uno de ellos era la pareja sentimental de la hija de la condenada –hijastra de la víctima- que fue quien se encargó de buscar al otro «matón»

La Audiencia Provincial de Albacete ha condenado a 13 años de prisión a una mujer de Almansa (Albacete) que contrató a dos sicarios para que acabaran con la vida de su marido, con quien había roto su relación unos días antes al encontrar una carta de amor que otro hombre había dirigido a su esposa. Los sicarios también han sido condenados a 9 y 11 años de cárcel y a la prohibición de acercarse a la víctima entre 15 y 18 años.

Los hechos se remontan a julio de 2017 cuando la mujer, que también ha sido condenada a 4 años de libertad vigilada y a mantenerse alejada de su marido durante 20 años, encargó a los dos hombres matar a su pareja movida por el deseo de cobrar los 300.000 euros del seguro de vida del marido. Uno de ellos era la pareja sentimental de la hija de la condenada –hijastra de la víctima- que fue quien se encargó de buscar al otro «matón».

Ambos intentaron matarlo apuñalándolo tras una cena familiar. A pesar de haberle asestado una docena de cuchilladas en el pulmón, el rostro y un brazo , no lo consiguieron y la víctima se defendió introduciéndose en su coche y atropellándolos. De esta forma, el marido y uno de los sicarios acabaron en el Hospital General Universitario de Albacete. Las investigaciones de la Guardia Civil se centraron en una presunta pelea que finalmente acabó revelando un negreo entramado familiar.

La sentencia también establece una indemnización para la víctima de más de 460.000 euros y obliga a los tres condenados a pagar 20.000 euros al Servicio de Salud de Castilla-La Mancha por la atención recibida por el hombre a quien intentaron matar. El marido, por su parte, ha sido absuelto del delito de homicidio en grado de tentativa del que se le acusaba por el atropello.