Deportes

Colombia: Microorganismos, opción para alimentar bocachicos samarios

“Encontramos que económicamente se generan alternativas para la comunidad y que en el aspecto de autonomía que están rescatando hoy en día en los resguardos, nos dimos cuenta de que implicando recursos locales podemos generar economía local”, manifestó

El perifiton –conjunto de bacterias hongos y algas– que creció en las varas de madera instaladas en un  sistema de agroacuicultura  integrada de la Sierra Nevada de Santa Marta, mostró que es una opción para alimentar  bocachico .

Unos 600 habitantes de la comunidad Jimain, resguardo indígena arhuaco entre los municipios de Pueblo Bello y Valledupar (Cesar), se benefician de la investigación de Juan Carlos Durán Izquierdo, magíster en Producción Animal de la Universidad nacional de Colombia (UNAL), quien con su proyecto de agroacuicultura integrada espera ayudar a afrontar la desnutrición de una parte de esa población de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Después de realizar su pregrado en la Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia de la UNAL como parte del Programa de Admisión Especial (PAES), el investigador Durán volvió a su comunidad e identificó la necesidad de continuar sus estudios para aportar al fortalecimiento de los sistemas productivos de la Sierra, como los acuícolas, involucrando aspectos culturales propios de los arahuacos.

Considerando que la agroacuicultura puede satisfacer la demanda de alimento para las comunidades, en su desarrollo es necesario crear prácticas de sostenibilidad en los aspectos sociales, ambientales y económicos, un objetivo para el que el magíster tomó como referencia el ejemplo de los países asiáticos, donde históricamente la acuicultura se ha practicado junto con otras actividades productivas, generando relaciones benéficas para las economías locales.

Alimentados con yuca, ñame o malanga

Los sistemas de agroacuicultura integrada son una alternativa de producción autosustentable de alimentos tanto para comunidades de recursos limitados como para pequeños productores agrícolas y pecuarios, pues muchos de los desechos de actividades como la cocina o las huertas, que antes se desperdiciaban, ahora son aprovechados como alimento para los peces o como abono.

El problema es que en la alimentación de los peces las dietas suplementarias basadas en esos recursos regionales eran ricas en carbohidratos, pero muy pobres en proteína, lo que hizo necesario buscar una nueva fuente que respondiera a esta necesidad, como el perifiton, microorganismos que se adhieren a un sustrato, que en el caso de esta investigación fueron unas varas de material vegetal o madera de 1,20 m de alto y un diámetro promedio de 6 cm.

Las varas se instalaron verticalmente en tres de seis estanques en los que habitaba un policultivo de cachama –con un peso vivo promedio de 0,14-0,49 kg– y bocachico de (1,83-1,61). Durante el estudio todos los peces recibieron una dieta suplementaria dos veces al día, elaborada con yuca, ñame, plátano y malanga, productos autóctonos de la región.

A partir de ahí se encontró que los bocachicos –pez nativo de la cuenca del Magdalena– alimentados con perifiton ganaron 74,7 g de peso a los 90 días, mientras que los que no se alimentaron solo 47,1 g. Según explica el investigador, se trata de un hallazgo que favorece la economía de los pescadores.

Pese a que la cachama no mostró resultados estadísticamente significativos, sugiere que “tenemos que hacer más estudios para ver si podemos encontrar más adelante una forma de adaptar la tecnología y que pueda ser benéfica para la comunidad”, asegura.

Con impacto social

El investigador también hace énfasis en el impacto social de estos resultados, más allá de lo técnico, como el hecho de que introducir estas dinámicas en esta comunidad de la Sierra Nevada de Santa Marta contribuyó a la apropiación secundaria del conocimiento entre los participantes, quienes empezaron a replicarlo entre sus allegados.

“Encontramos que económicamente se generan alternativas para la comunidad y que en el aspecto de autonomía que están rescatando hoy en día en los resguardos, nos dimos cuenta de que implicando recursos locales podemos generar economía local”, manifestó.

Para él estos aspectos son importantes para planes de desarrollo como los establecidos por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que ha reconocido en la acuicultura una alternativa rentable para mitigar las altas demandas de alimento generadas por el rápido crecimiento de la población mundial.